LA INFIDELIDAD

Que duro es cuando descubres que la persona a la que amas y a la que has entregado tanto te ha sido infiel.

En ese momento se te cae el mundo encima, piensas que todo lo vivido junto a ella ha sido una mentira. Te sientes traicionada y humillada, crees que el corazón se te romperá en trocitos y que jamás podrá reponerse. Mucho mayor es la sensación de dolor si con quien te engañó es alguien conocido. ¿Cómo alguien que se supone que te quiere puede hacerte algo así?. No
puedes llegar a comprenderlo. El mundo en el que creías se derrumba encima tuya y entras en una profunda depresión.

Piensas en todos esos momentos en los que ahora sabes con certeza que estaba con la otra y en las veces que te engañó para poder estar con ella. Vas atando cabos, recordando detalles y eso te va matando poco a poco.

A todo esto hay que sumar que en la mayoría de los casos, el infiel se vuelve controlador, celoso compulsivo y desconfiado. A partir de ahí no creerá nada de lo que digas, no te permitirá vestir con ropa que no crea apropiada y tendrás que dar explicaciones de cada segundo que llegues tarde, ¿y sabes porqué?, no porque tu hayas cambiado, si no porque el ladrón siempre pensará que todos son de su misma condición.

Hay ocasiones en las que incluso te llegan a decir que si perdonas es porque tú también fuiste infiel. Revisan las facturas de teléfono con el fin de ver con quien hablas o la cantidad de datos usados, la hora a la que te conectas, y por supuesto todo a tus espaldas, sin darse cuenta de que tú ya sabes que lo hace.

Se enfadará si miras a otras personas y creerá que todo el mundo a tu alrededor es tu amante, te hará vivir en un infierno continúo y lo peor de todo, es que siempre te echará la culpa a ti.

Debes intentar perdonar, pero no por ella, si no por ti. El perdón nos ayuda a seguir sin que el recuerdo de lo vivido nos influya negativamente, nos ayuda a crecer y a sentirnos bien con nosotos mismos.

Pero por muy difícil e imposible que nos parezca, debemos coger fuerzas y seguir hacia adelante, bien sea continuando junto a esa persona o bien dejando todo atrás para emprender un nuevo camino por tu cuenta.

Sea cuál sea tu decisión, debes elegir siempre la que te haga feliz y crecer como persona, nunca te aferres a lo que te anule o te encierre tras un pesado muro el cual te sea difícil atravesar. Recuerda que tú vales mucho y que nadie merece tus lágrimas.

Un enorme beso a todos.

Anuncios

EL DIA QUE UNA JUEZA ME DIO LA ESPALDA

Recuerdo como si fuese ayer aquel día en el que te sacó del coche a la fuerza, te cogió en
brazos y me amenazó diciendo que no te volvería a ver más. El sabía que era la única forma de hacerme daño ya que lo había intentado de muchas maneras y no conseguía derrotarme.

Salí corriendo detrás de él suplicando que por favor te devolviese a mí. Aún no sé cómo
conseguí agarrarme a ti, y dejando caer todo mi peso sobre él logré que te soltase. Caímos al suelo, me puse encima tuya para protegerte con mi cuerpo y evitar que te arrebatase de mi lado nuevamente y pudiese hacerte daño.

Intentó levantarme con fuerza y al no conseguirlo empezó a darme patadas. Pude levantarme gracias a la ayuda de personas que estaban por allí y lograron apartarlo de nosotras. Te cogí del suelo y salí corriendo hacia el coche. Tu llanto se me clavaba en el pecho atravesándome como si fuesen espadas de dolor. Temblando de pánico arranqué y conduje sin parar a casa de unos familiares, un refugio donde escondernos y no pudiera encontrarnos.

Era tal el miedo que tenía que solamente quería ponernos a salvo. No pensé ni por asomo en ir al hospital y hacernos un reconocimiento médico para tener pruebas contra él. Yo sólo pensaba en tí, mi niña, y en que no podía permitir que te arrebatase de mi lado. “A saber de lo que sería de capaz de hacer contigo con tal de hacerme daño”.

Cuál fue mi sorpresa cuando llegue a declarar frente a la jueza y me empezó a tratar como si yo fuese la culpable. Me dijo que no me daría protección porque para ella era una simple disputa matrimonial. Incluso me llegó a preguntar si las patadas me las dio fuertes o flojas. Me echó en cara varias veces el no tener un parte de lesiones.

No podía dejar de llorar, no daba crédito a lo que estaba pasando, ¿Cómo puede ser que
alguien que sé supone que tiene protegerte y ayudarte a salir de ese infierno me atacara a mí?. ¿A qué estaba esperando?. ¿A que me matase?.

En ese momento comprendí porque hay tantas mujeres muertas. Si no tienes un parte de lesiones no te hacen caso, no eres victima de violencia de género y por tanto te quedas sola ante ese ser que te tiene atemorizada, amenazada y casi muerta en vida.

Afortunadamente, aunque en mi caso me sentí bastante desprotegida, no todos los jueces son así. Cada vez toman más conciencia sobre la violencia de género, y yo, tengo la esperanza de que algún día deje de cuestionarse si te estaba pegando fuerte o flojo.

Para terminar he de deciros que antes de publicar este artículo decidí mostrárselo primero a mi hija, estas fueron sus palabras: “lo has suavizado mucho, pero me gusta”.

Un enorme beso a todos

UNA LUZ EN EL CAMINO

Y después de la oscuridad llegó la luz, una luz intensa, inmensa que me deslumbra y me atrapa. Se apodera de mi de tal forma que me es imposible resistirme, así que decido dejarme llevar.

No sé que es lo que encontraré dentro, pero es tan hermosa que no me asusta. Camino hacia ella con una gran sonrisa y una sensación enorme de paz.

Detengo mis pasos por un momento y vuelvo la vista hacia atrás. Allá, a lo lejos va quedando esa oscuridad que me tuvo presa durante tanto tiempo, que me anuló y apagó lo mejor de mi ser.

Me despido de ella con un hasta luego porque sé que algún día volverá, ya que forma parte de la vida y parte de mí.

Vive, ríe y sueña cada día como si fuese el último. Lucha y no te rindas jamás, porque siempre habrá una luz en el camino esperando para poder guiarte en la más profunda oscuridad.

Cuando llegue ese momento estaré prepara para recibirla porque para entonces nada será igual, algo dentro de mí habrá cambiado, seré mas fuerte que ella y la derrotaré.

Vuelvo a mirar hacia adelante y continúo mis pasos hacía la luz, ya nada puede pararme, me siento más viva que nunca y esa es mi mayor y mejor arma. Lucharé con ella contra toda adversidad y obstáculo que se cruce en mi camino. Nada podrá vencerme.

Un enorme beso a todos.

LLEGARON LOS 40

Llegaron los 40, una edad que dicen que es mágica. Aquí es donde se supone que llegas a esa madurez que lo cambia todo, es el final de una etapa y el principio de otra. Pero para mí es sólo un número más, un día más entre los muchos vividos y los muchos que espero que me queden por vivir.

Hoy echo la vista atrás y doy un paseo por los miles de recuerdos y experiencias pasadas que me ayudaron a construir mi camino. No fue fácil, tropecé muchas veces y aunque en algunas de ellas me costó mucho volver a ponerme en pie, siempre lo hice.

Encontré muchas personas en el recorrido, algunas de ellas me hicieron daño, a otras las hice daño yo, algunas me fallaron y a otras las fallé yo, algunas se quedaron por el camino y otras continúan a mi lado, pero sea como sea todas y cada una de ellas han formado o forman parte de él.

No pienso ni creo que deba intentar borrar o destruir nada de lo sucedido, porque hacerlo sería renunciar a una parte importante de mi vida, cada experiencia, cada obstáculo superado y cada caída han ayudado de una forma u otra a crear la persona que soy hoy.

He aprendido a apartar de mi lado todo lo que me hace daño, y si no puedo hacerlo
simplemente intento por todos los medios posibles que no me impida seguir caminando.

He aprendido a entregarme sin miedo a los demás, pero también a saber apartarme cuando es necesario.

He aprendido que nada ni nadie merece mis lágrimas y que a veces es mejor caminar sola sin nadie a mi lado, olvidándome del mundo que me rodea durante algún tiempo y así darme la oportunidad de conocerme mejor, de ver mi interior con detenimiento, de poder sumergirme en mi silencio y poder así disfrutar de lo más bello y valioso que tengo…. de mí.

Cada día es un nuevo despertar y una nueva oportunidad así que vívelo y disfrútalo como si fuese el último. Llora y ríe todo lo que te haga falta sin miedo, mira el mar infinito de tus sueños sin renunciar a ellos y recuerda que los mejores momentos de la vida suceden después de las grandes caídas.

Un enorme beso a todos.

LA OSCURIDAD

Estoy aquí, sentada en una de las muchas nubes blancas que componen mi cielo. Me gusta, me relaja y me permite desconectar durante un rato del resto del mundo.

Me da la oportunidad de poder observar con detenimiento el inmenso universo que se cierne dentro de mí, el cual está lleno de estrellas que brillan con luz propia alumbrando hasta el rincón más recóndito, pero también veo agujeros negros intentando tragárselas, queriendo quitarlas todo su resplandor y sumergiéndolas así en la más profunda oscuridad.

Desde mi nube intento buscar y preparar mil estrategias y caminos diferentes para poder guiarlas, y evitar así que caigan dentro apagándose para siempre.

No quiero ignorar esos agujeros, tampoco pienso esconderlos, ya que aunque intente hacerlo seguirán estando ahí porque son parte del universo, parte de mi, simplemente los acepto sin dejar que sean el centro de todo.

Habrá días que lo consiga y otros que no pueda, pero sea como sea siempre tendré una estrella guardada, preparada para alumbrar mi camino y ser mi guía.

Nunca dejaré que nadie apague mi luz, porque las estrellas brillan mucho más cuando el cielo está oscuro.

Jamás permitiré que la oscuridad pueda conmigo, yo soy mucho más fuerte que ella.

Un enorme beso a todos.

CORAZON ROTO

Hoy 14 de febrero hace un año que mi corazón se rompió en pedazos. Pasé en cuestión de segundos de tener una familia y un hogar a no tener nada. Así, sin más y sin esperarlo terminaban once años de mi vida en los que hubo mucho amor, muchas risas y muchos momentos mágicos. Ahora, echando la vista atrás también pienso en esos celos, inseguridades y engaños, cosas que en esos momentos pasaron desapercibidas formando parte del día a día, dejando que se convirtieran en algo natural aunque en realidad estuvieran haciendo daño.

Hoy hace un año que me dejaron tan rota por dentro, tan fría, distante y con la sensación de haber perdido los sentimientos para siempre que creí que nunca podría volver a amar ni a confiar en nadie. Lloré muchísimo y me costó mucho más el poder recomponerme. Pero jamás me rendí, esto era solamente una batalla perdida y todavía quedaba una guerra entera para seguir luchando.

Hoy tengo que darle la razón a él cuando me dijo que me hacía un gran favor y que algún día lo entendería. Tengo que darle las gracias por obligarme a volar sola, sin él, porque ahora es cuando realmente me doy cuenta de que aquel cuento en el que vivía no era nada más que eso, un cuento encantado en el que todo parecía ir bien pero cuando la magia desapareció sólo quedaron los restos de una quimera.

A pesar de todo lo pasado, de todo el sufrimiento y todo el daño que me han hecho no puedo perder la fe en el amor. No puedo vivir continuamente con el miedo a sufrir de nuevo.

Sé que en algún lugar todavía existen personas dispuestas a amar y a entregarse sin miedos, sin mentiras ni egoísmos, dispuestos a ser tus compañeros de viaje, a ser el bastón que te ayuda a caminar y no las piedras que te hacen tropezar. Sé que algún día llegará esa persona que me ame de verdad, que quiera ser parte de la esencia de mi vida sin perder la suya propia, porque el amor trata de eso, de complementarse el uno al otro sin anular todo lo que la hace tan especial, su vida.

Ama sin miedo, entrégate sin prejuicios y no vivas inmerso en el dolor que te causó un amor pasado, porque al fin y al cabo es eso, pasado. No pierdas la oportunidad de volver a amar y poder ser feliz, porque no todas las personas son iguales, porque no siempre tiene que salir mal y porque el amar y sentirse amado es uno de los sentimientos más bonitos del mundo, y si volviese a salir mal yo prefiero quedarme con la sensación de haberlo intentado que no con la duda de lo que hubiese podido ser.

Nunca dejes que el miedo nuble tu precioso cielo azul.

Un enorme beso a todos.

EL DIA QUE YO MUERA

Cuando hablamos de muerte hablamos de tristeza, de dolor, de ese vacío que te queda dentro cuando pierdes a un ser querido, e incluso la injusticia al no ser capaces de comprender algunas de esas muertes.

Todos y cada uno de nosotros estamos expuestos a ella en cada momento, no podemos preveer cuando ni como llegará, pero lo que sí tenemos claro es que llegará.

La mayoría tenemos miedo a que llegue e incluso es un tema del que preferimos no hablar, pero tenemos que reconocer que todos hemos pensado en algún momento en como nos gustaría que fuese cuando nos llegue, sin dolor, sin sufrimiento y sobre todo lo más apacible posible.

Mentiría si dijese que yo no pienso en la muerte, en que puede llegar en cualquier instante y de la forma más insospechada. Pero he de reconocer que no tengo miedo a que llegue.

La mayor parte de mi vida me la pasé diciendo a las personas más cercanas a mi que ese día no llorasen, que no se pusieran tristes, ya que eran tales las ganas de morirme que cuando llegase el momento se acabaría mi sufrimiento y por fin seria feliz. Tenían que pensar que por fin estaba donde quería estar, y por lo tanto deberían alegrarse por mi.

Hoy en día, y aunque de forma diferente sigo pensando lo mismo, el día que yo muera todos deberéis alegraros, pero está vez no será por las ganas que tenga de hacerlo, si no porque ahora soy realmente feliz.

He conseguido llegar al punto en el que sé apreciar realmente la vida, la siento tan dentro de mí que soy capaz de verla y sentirla con todos y cada uno de sus matices.

El día que muera sentiros felices, no porque haya muerto, si no porque he vivido tan feliz e intensamente, me habré sentido tan viva y llena de amor que dejaré este mundo habiendo estado muy viva, y al fin y al cabo eso es lo que importará, el cómo haya vivido.

Ese día haced una locura de esas que me gustan tanto, recordadme como soy realmente, con mis defectos que son muchos y con mis virtudes que por supuesto también son muchas.

Gritad tan fuerte hacía el infinito que os pueda oír desde mi cielo, porque desde allí os mandaré la mayor de mis sonrisas.

Nunca olvidéis lo mucho que os quiero y lo agradecida que estoy por teneros a mi lado, ya que vosotros sois es el mayor de mis tesoros.

Un enorme beso y abrazo a todos.

LA TIERRA DEL SOL

Hay momentos en los que me gusta parar y mirar detenidamente a mi alrededor centrándome en todo lo que hay, mucho más allá de lo que ven mis ojos a simple vista, observando así cada detalle que me rodea, la gente, los edificios, los árboles etc….. procurando no fijarme meramente en las sombras de un paisaje que esconde mucho más de lo que parece.

Caminamos por la vida con prisa fijándonos únicamente en el exterior de lo que nos rodea, dejándonos llevar la mayoría de las veces por la primera impresión que nos causa y la cuál es la que nos precede en el futuro sin dar lugar a una segunda oportunidad.

¿No creéis que todo sería muy distinto si fuésemos capaces de ver mucho más allá de lo que tenemos delante de nosotros, y nos parasemos a pensar más a menudo que no todo es lo que parece?.

Cuando yo me paro a observar no veo un simple árbol, veo vida; no veo gente que me rodea, veo personas las cuales cada una de ellas tiene su propia historia que contar; no veo edificios, veo construcciones hechas con un propósito y una ilusión. Pero sobre todo veo espacio y tiempo, ese espacio que tenemos en este inmenso planeta llamado tierra y el tiempo que se nos va, dejando que se nos escape de las manos sin darnos cuenta.

Intentemos vivir más intensamente y aprovechemos mucho más cada segundo, parémonos a respirar profundamente llenando así nuestro cuerpo y nuestra alma de esa energía llena de sentimientos y sensaciones tan maravillosas que nos rodean, e intentemos de ese modo apartar por un instante todo lo que nos hace sentir mal.

El universo nos hizo el mayor de los regalos, nuestro planeta.

Pero para mí no es sólo un simple planeta, para mí es el significado de la vida en todos y cada uno de sus conceptos y formas. Para mi siempre será La Tierra del Sol, esa que nunca deja de brillar por nosotros regalándonos cada día todo su esplendor.

Aprovechémosla aquí y ahora, porque aunque no siempre brille con la misma intensidad nunca dejará de hacerlo regalándonos cada dia, un nuevo despertar.

Un enorme beso a todos.

TODOS SOMOS ESTRELLAS

La vida es un tiovivo que no deja de girar, un vaivén de emociones en donde hoy estamos bien y mañana quién sabe…..

Estamos rodeados de problemas y circunstancias que a veces hacen que nos planteemos el sentido de la vida.

Respira profundo, sonríe con fuerza y vive con esperanza, recuerda que todos somos estrellas en este cielo infinito.

A pesar de todo siempre tendremos un motivo para continuar hacia adelante. Nunca debemos rendirnos porque la vida esta llena de batallas continuas en las que una veces ganamos y otras nos toca perder, pero en las que siempre tendremos que luchar con todas nuestras fuerzas sin decaer sean lo duras que sean.

Algunas veces nos dejarán mal heridos, marcados para siempre. Aún así nunca debemos dejar que marquen nuestro destino porque una vez que pasan solo serán eso, batallas pasadas.

Tenemos que vivir el momento e intentar sacar lo mejor de cada uno de ellas sin pensar en el después. Busca cada día ese espacio para ti, párate en cualquier lugar desde donde puedas contemplar el cielo estrellado, y si está nublado destápalo con una de esas sonrisas que llenan el alma.

Piensa que todos somos estrellas que formamos parte del enorme universo que tenemos delante. Todos brillamos con luz propia de una forma especial, y todos somos una parte muy importante de él, ya que el cielo no sería lo mismo si nosotros nos apagáramos.

No odies a tu pasado y no tengas miedo al futuro porque estas aquí y ahora. Vive cada
instante como si fuese el último e intenta ver siempre el lado positivo de las cosas porque las flores aunque tengan espinas nunca dejan de ser hermosas. Sólo tenemos que pararnos a observar cada uno de los maravillosos detalles que las forman. Disfruta de sus formas y colores. De esta manera las espinas dejarán de doler del mismo modo.

Un fuerte abrazo desde mi enorme cielo estrellado

HÉROES ANÓNIMOS

La publicación de hoy va dedicada a una gran persona, un gran luchador al que la vida no se lo puso nada fácil pero que nunca se rindió.

Va por ti ZAFAR.

El cielo tiene suerte, ya que contigo nunca faltarán las flores allí arriba.

Quiero hablaros de esos héroes anónimos que dejaron todo atrás en busca de una vida mejor, de nuevas oportunidades y que a pesar de todo siguen luchando. Los inmigrantes.

Dejemos de ver por un momento el exterior y dejemos a un lado los prejuicios para centrarnos en el interior de estas personas, en todo lo que deben de haber sufrido y lo desesperados que deben de estar para arriesgar sus vidas y la de sus familias contal de huir del lugar de donde provienen. Las guerras, el hambre, la muerte…..no puedo ni imaginar lo que debe de ser vivir en un sitio así.

Pongámonos un poco en su lugar y pensemos que es lo que haríamos nosotros en esa situación y quizás así seamos capaces de comprenderles. Cuando les veamos por la calle pasando frío, vendiendo lo que buenamente pueden para poder sacar un poco de dinero para comer, por favor respetémosle como lo que es, un ser humano.

Ellos también tienen sus sentimientos, también ríen y lloran, también sufren, también tienen hijos a lo que proteger y alimentar y no todos vienen para hacer daño, no todos son iguales. La mayoría de ellos vienen porque no tienen más remedio que hacerlo.

ZAFAR, te nos fuiste dejándonos un gran vacío en nuestras vidas y nuestros corazones. Echaremos de menos esa sonrisa que nunca perdías a pesar de todo y esas rosas que nos dabas sin esperar nada a cambio.

 

Te echaremos mucho de menos amigo, desde aquí te mando un abrazo enorme.

Un beso a todos.