EQUILIBRIO

Miro a mi alrededor, me encuentro rodeada de árboles, naturaleza y vida.

Este es uno de mis lugares favoritos, aquí me siento libre y en paz, aquí recargo fuerzas para continuar y puedo ser yo. Pero hoy es diferente, no me siento bien, estoy triste y dolida. A mi mente llegan sin cesar las escenas que he visto en televisión. Imágenes de gente huyendo, gente carbonizada, bosques y campos quemándose, animales muertos por el fuego. Escenas de horror, muerte y desolación. Es muy difícil de asimilar que somos nosotros mismos los que provocamos ese infierno.

En un incendio yo no veo solamente fuego, veo árboles sufriendo, llorando, inmóviles, sin poder huir o defenderse y muriendo poco a poco. Veo animales huyendo aterrorizados y desorientados, y eso me parte el alma. Me hunde ver como acabamos con seres vivos cuyo único propósito es darnos la vida, el ver como somos incapaces de darnos cuenta de que nosotros estamos desapareciendo con ellos. Porque no es tan fácil recuperar un árbol perdido en un incendio que lleva siglos en pie. Cuando muere, muere para siempre y son cientos de años perdidos en un instante.

No comprendo como el ser humano, al que le han puesto todos los recursos necesarios a su alcance, el que tiene en sus manos el tesoro más preciado, la Tierra, está haciendo lo imposible por acabar con ella en vez de cuidarla. De hecho, lo estamos viendo día tras día, Los Polos se deshacen, la tierra tiembla cada vez con mayor fuerza, y las lluvias son torrenciales en algunos puntos, mientras que la sequia es mayor en otros.

Tenemos el diamante más valioso a nuestro alcance, y con nuestra avaricia, nuestra ansia de poder y egoísmo, lo estamos convirtiendo en pedazos. Si no ponemos remedio inmediatamente, llegará el día en el que ya no quede nada y nos arrepentiremos, pero para entonces será demasiado tarde. Llegará el día en el que los maravillosos colores que nos rodean se apaguen, las sonrisas no existan, se de paso a las lágrimas y en el que los animales sean un mero recuerdo, el día en el que todo a nuestro alrededor este sumergido en una profunda oscuridad.

La vida tiene un equilibrio, y para mantener ese equilibrio se debe destruir para volver a crear, debe existir un depredador y una presa, debe existir la muerte para que llegue una nueva vida, pero, ¿hasta que punto se debe destruir y aniquilar?. No se debería sobrepasar el límite, y por desgracia lo estamos haciendo.

Estamos secando nuestros ríos, llenando el océano de desechos, extinguiendo especies y matando árboles. Quitándonos el agua para beber, el alimento para subsistir, y el aire para respirar. Nos estamos quedando sin atmósfera, nuestra fuente de vida y la de todos y cada uno de los seres vivos que habitan en el planeta.

La mayoría de la humanidad es ruin, egoísta y manipuladora. Sólo piensa en su propio beneficio sin importar las consecuencias, sin importar a quién hace daño y sin importar lo que quede para el futuro. Afortunadamente también estamos los que luchamos cada día por hacer de este mundo, un mundo mejor. Los que luchamos por salvaguardar nuestro entorno y por intentar que las cosas cambien.

Vivimos en un mundo materialista, en el que el dinero vale más que la vida, el poder más que el sentimiento, y en el que no nos importa destruirnos los unos a los otros por riqueza. Un mundo, en el que los ricos son demasiado ricos, y los pobres demasiado pobres.

Somos la especie más inteligente del planeta. ¿De verdad es de inteligentes destruirse a si mismos?, porque con nuestras acciones es lo que estamos consiguiendo, y para mí no es sinónimo de inteligencia, sino de inconsciencia.

Yo, que adoro la vida por encima de todo, que vivo en una burbuja donde lo material no tiene valor y el amor, la lealtad y el afecto no tienen precio, soy incapaz de comprender cómo puede existir tanto egoísmo y maldad.

Me siento impotente y muy pequeña. Siento como si mi corazón encogiese de dolor. Se me congela el alma con las muertes innecesarias, los incendios y las injusticias que veo cada día.

Me encantaría llegar al corazón y a la mente de las personas que habitan este planeta para transmitirles lo que siento, lo que veo, pero no existen palabras que puedan describirlo.

Desde aquí me gustaría mandar un mensaje a todos aquellos cuyos escrúpulos, y sentimientos se les quedaron en el camino. A todos aquellos que disfrutan viendo como se queman nuestros bosques, a los que envían a soldados a una guerra sin sentido por beneficio propio, y a todas y cada una de las personas a las que no las importa el sufrimiento ajeno. A todos ellos, GRACIAS. Gracias por hacer de mī una persona mejor, gracias por abrirnos los ojos a los que todavía creemos en la Humanidad y darnos fuerzas para seguir luchando contra vosotros y vuestras imposiciones. Gracias por despertar a los guerreros que llevamos dentro, porque nunca nos rendiremos, nunca desistiremos en nuestro afán de ayudar a salvar vidas, y hacer sonreír a los demás. Es difícil, lo sé, estamos luchando contra Goliat, pero toda lucha merecerá la pena. El día que todo acabe, el día que consigáis acabar con todo, ese día nada de lo que poseáis servirá, porque la verdadera riqueza esta ahí afuera, en el cielo, las plantas, los animales, la sonrisa de la gente. Está dentro de los corazones puros y sinceros, dentro de la humildad, de la pureza, y vosotros de todo esto no sabéis nada. Vosotros en esto sois los más pobres y me dais pena, mucha pena, porque mientras nosotros disfrutamos de la vida con pequeños detalles, vosotros estáis sumergidos en una burbuja atestada de odio e hipocresía. Una burbuja ficticia que explotará en algún momento, y para entonces no tendréis nada, porque vosotros mismos habréis sido los encargados con vuestras acciones de exterminar a la humanidad.

Ojalá que algún día nos demos cuenta de nuestro error, y ojalá que cuando llegue ese día no sea demasiado tarde. Ojalá que algún día dejemos de destruirnos los unos a los otros. Ojalá que algún día podamos ver más allá de nuestros propios intereses, y dejen de existir las guerras y el hambre. Ojalá que algún día el odio de paso al amor. Ojalá que algún día nos demos cuenta de que la naturaleza, y todo lo que ella conlleva, es la verdadera fuente de nuestro existir. Ojalá que algún día seamos capaces de ver lo maravillosa que es la vida. Ojalá que algún día, el mundo sea un mundo mejor.

.

4 comentarios sobre “EQUILIBRIO

  1. Ole tu!! Por expresarte de esa forma, abrirte a las demás personas y quedar transparente y expuesta a los demás, que puedan sacar sus propias conclusiones. Si les está ocurriendo algo parecido quizás tus palabras les haga reaccionar a mejorar su situación. Mucho ánimo sigue tan simpática y haciendo este blog que merece la pena. Un abrazo fuerte desde Madrid

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s