LAS DECEPCIONES

Me decepcionaron sí. ¿Y a quién no se lo hicieron alguna vez?.

A lo largo de nuestra vida sufrimos muchas decepciones, ya sean materiales, personales o sentimentales.

Las que menos nos suelen afectar son las materiales. ¿Quién no se ha comprado algo y al llegar a casa se ha dado cuenta de que no era lo que esperaba?. Pero no pasa nada, porque lo descambia o lo guardas en un rincón y te compras otra cosa.
Pero, ¿cómo descambias o apartas de tu vida a un ser querido o a una persona muy importante para ti que te ha decepcionado?. O a ti, cuando uno se decepciona a sí mismo. ¿Cómo se descambia?.

Una de mis mayores decepciones fue la de mi padre.

Recuerdo que desde que era pequeña nuestra relación no fue buena. Yo solía pensar que no me quería. Llegué a llamar por teléfono varias veces a mi abuela para que viniese a buscarme porque no aguantaba más la convivencia con el.

Aunque a veces, me entraba la duda de que quizás la realidad no fuese como yo la veía, porque desde los ojos de una adolescente todo se ve de forma distinta. Y además, años después, en el peor momento de mi vida, cuando más le necesité, le pedí ayuda y me la negó. Prefirió defender al hombre que me tenia aterrorizada y amenazada de muerte, antes que a mí, a su hija y a su nieta.

No comprendía como el hombre que me dio la vida, el que se supone que tenía que protegerme del mundo, el que tenía que agarrarme fuerte con sus brazos para que no me cayese, me estaba dejando en manos de un destino incierto, que podría acabar con mi vida. No comprendía como era capaz de hacerme sentir a mi la culpable de la situación que estaba viviendo. No comprendía como la frase: “la ostia que no te ha dado él esta noche te la voy a dar yo”, estaba saliendo de sus labios. No comprendía que me dijese que era la palabra de él contra la mía. Y menos aún, comprendía que lo estuviese haciendo justo después de contarle que me había pasado el día entero escondida muerta de miedo.
Le estaba creyendo a él, una persona que no tenia su sangre antes que a mi. Estaba sola con una niña de cinco años. Tuve que luchar muchísimo para salir de las deudas que el padre de mi hija me dejó, y la indiferencia y abandono de mi propio padre me partió el alma. En aquel momento juré con todas mis fuerzas que nunca le ayudaría. Jamás me tendría a su lado. Le dejaría sólo y abandonado como me tenía él a mi, para que sintiese lo mismo que yo.

Me confirmó que todos los sentimientos que tenía hacía él desde que era pequeña eran reales. Me confirmó que para él yo no valía nada, y juro, que por aquel entonces llegué a odiarle infinitamente.

Pasó el tiempo, y ahora al cabo de los años, cuando miro hacia el horizonte de aquel pasado, es cuando de verdad me doy cuenta de lo que he cambiado interiormente.

No puedo decir que lo haya olvidado porque no es así, pero si que puedo decir muy segura que lo he perdonado y no siento ningún rencor hacía el.
Desde aquel entonces han pasado muchísimas cosas y he estado a su lado en momentos muy duros. Momentos en los que me ha necesitado y en los que no fui capaz de dejarle sólo. Pero no lo hice por obligación, lo hice desde el corazón y lo volveré a hacer siempre que sea necesario, porque siempre me tendrá a su lado. Atrás quedaron los juramentos en los que quería verle sufrir. Prefiero quedarme con el instante en el que se acercó a mi, nos fundimos en un inmenso abrazo, y con las lágrimas en los ojos me dijo cuanto me quería, algo que desde niña necesité oír.

Este capítulo me enseñó muchas cosas y me dio una de las mayores lecciones de mi vida. Aprendí que siempre habrá alguien o algo que nos decepcione y cambie nuestra perspectiva de ver el mundo que nos rodea. Pero nunca debemos dejar que cambien lo más profundo de nosotros. No debemos permitir jamás, que cambien nuestra esencia, y mi esencia no se basa en el odio, yo no soy así.

Todos somos humanos, todos cometemos errores. Admite tu error y aprende de él. Y si te decepcionas a ti mismo, quien mejor que tú para perdonarte y darte una nueva oportunidad.

Un enorme beso a todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s