QUE BONITO

Que bonita es la sensación que me atrapa cuando abro los ojos y observo a mi alrededor un mundo lleno de intensos colores que inundan todo con su luz.

No siempre me encontré así, no siempre fuī capaz de ver más allá del mundo que me rodeaba, más allá de lo superficial y no siempre pude centrarme en mi interior, en lo que realmente merecía la pena, en el corazón del universo. Pero ahora que lo he descubierto, comprendo que es algo mágico y único.

Pienso en todas esas veces que la vida me dio la espalda y me lo puso difícil. Hubo muchos momentos en los que creí no poder seguir y quise tirar la toalla. No entendía como era posible que una persona pudiese sufrir tanto. No entendía como yo, que siempre intenté no hacer daño a nadie, que siempre intenté hacer felices a los demás porque es lo que me hace feliz, que destino me estuviese pagando tan injustamente.

Pero ahora lo comprendo, ahora entiendo que sin esas vivencias nunca hubiese sido capaz de conocer todo lo que conozco ahora, de sentir todo lo que siento ahora y de vivir tan intensamente como lo hago ahora.

Alzo la mirada y encuentro un infinito cielo azul rodeado de traviesas nubes que juegan a transformarse en diferentes formas. No todas son blancas, también hay alguna que amenaza con tormenta, pero aún así es igual de hermosa. Sé que parece fría y que entorpece el paisaje, a nadie le gustan las tormentas, porque nos tapan el sol y llenan las calles de oscuridad y tristeza.

Bien, pues al igual que las nubes negras, los problemas y preocupaciones a veces nublan nuestro día sumiéndonos en la más profunda oscuridad, impidiéndonos ver la luz que se esconde detrás de ellas. Pero debemos pensar que esas son las situaciones que nos hacen más fuertes, las que nos hacen florecer como personas y las que hacen que apreciemos de forma diferente y con más intensidad los buenos momentos.

Hacen que nuestras raíces sean más fuertes y que se agarren a la vida de tal manera que ni los vientos más intensos puedan derrumbarnos.

Todo lo que nos ocurre es por una razón, todo nos está enseñando una lección y todo se traduce a una simple palabra, aceptación.

Sólo debemos de aceptar que al igual que los momentos buenos nos enseñan muchísimas cosas, los malos también lo están haciendo.

En este momento puedo decir que me siento feliz y en paz conmigo misma. Estoy llorando en este momento si, pero son lágrimas de agradecimiento por todo lo que tengo.

El pánico, el dolor y el sufrimiento sólo fueron maestros. Pero sé que siguen ahí, sé que pueden regresar en cualquier momento, y no les tengo miedo, porque sé que si vuelven será para darme una nueva lección y enseñarme algo nuevo.

Así que como dice la canción, baila bajo la lluvia y no temas mojarte. Lleva siempre un paraguas para poder protegerte cuando sea necesario, transforma las gotas de lluvia en pequeños diamantes y crea con ellos una hermosa sonrisa que inunde tu corazón de luz y esperanza.

Recuerda que las tormentas siempre traen las mejores recompensas, y que al pasar dejan tras de ellas un hermoso arcoíris lleno de intensos colores.

Un enorme beso a todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s