NOS VOLVEREMOS A ENCONTRAR EN MI PARAISO 2

La publicación de hoy es especial ya que no está escrita por mi. Esta escrita por Eva, la mujer de mi primo del cual hablo en el artículo anterior.

Creo que es bueno que escuchemos esta parte de la historia, por que fue ella quien la vivió en primera persona, y quien mejor que ellapara abrirnos los ojos y mostrarnos el dolor tan inmenso que queda cuando alguien decide abandonar este mundo intencionadamente.

Eva, desde aquí quiero mandarte un beso enorme y decirte que te quiero mucho mi niña.

“Aparentemente puedes dormir con una persona y no saber lo que pasa por su cabeza, y mucho menos conocer sus inquietudes más profundas. Hubo un tiempo en mi vida en que pensé que lo tenia todo bajo control, mi casa, mi marido, mis hijos, familia y amigos. Me confundí, se me estaba escapando de las manos la parte que mas quería, amaba y que daba sentido a mi vida. Mi marido, mi compañero, mi amante y amigo. Juntos desde los 16 años, aprendí con ėl todo lo que sabía hasta ese momento. Habíamos formado juntos aquel hogar, que a base de mucho esfuerzo y siempre juntos habíamos sacado adelante. Habíamos creado tres vidas maravillosa, que sonreían, vivían y disfrutaban felices. Tres maravillosos hijos que completaban nuestra familia.

¿Dónde me perdí?. ¿Qué pasó?. ¿En qué momento empezó a decaer?. ¿Por qué yo no me di cuenta de su situación?. Todas estas preguntas no me las podrá responder jamás y quedaran en mi mente para toda la vida.

Desde que tomó la decisión de no querer vivir, he luchado por entender y comprender. Esto me ha llevado muchos años de noches en vela con llantos, culpabilidad y sesiones con psicólogos pero por fin, entendí. Entendí que la depresión tiene varias caras, y no siempre sale a la luz hasta que ya es tarde, tarde para pedir ayuda porqué la persona esta enferma. Tan enferma e inmersa en su pensamiento y oscuridad que no hay un rayo de luz que le motive a pedir ayuda.

En tres meses escasos, le vi decaer y por más que yo le preguntaba, su respuesta siempre
era la misma: “tranquila, el trabajo me tiene preocupado”. Recuerdo el último día cada día y en parte me siento culpable por el desenlace. No deje de estar detrás suya, de decirle que ese no era Salva, que parecía otra persona. No discutía, siempre me daba la razón (sabiendo yo misma que no la tenía), hacia cualquier cosa que le pidiera y eso no era bueno. Prácticamente le obligue a que pidiese ayuda, tanto a amigos, familia o a un profesional ( sin saber yo que ya lo había hecho. Y me enteré después, todo después….). Viniendo en el coche de una pequeña escapada de Semana Santa, empezó a sonar en la radio una canción de Merche. En una de las partes decía : ¿si el tiempo hace el olvido, cómo te siento aquí conmigo?” La canción hacia alusión a una persona que había fallecido y quería decir que por mucho tiempo que pase, el dolor se atenúa, pero jamás se olvida. Yo hice referencia a la muerte de mi hermana y lecomenté: “¿has oído esta parte de la canción?. Es lo que yo siento cuando pienso en mi hermana”. Esa fue la conversación más larga en el trayecto. A partir de ahí se metió más en sus pensamientos y el siguiente fue, cuando llegamos a casa, que me dijo: ” cariño, voy a sacar al perro y tu llama a Lorena para decirle que su gata ha tenido crías”.

Éstas son las últimas palabras que tengo de él. Ni una carta, ni un beso, ni un abrazo, nada, sólo sus ojos mirándome cuando salía por la puerta. Tardaba en regresar y pensé: “el perro se ha escapado como tantas otras veces y estará detrás de él en esta noche de agua”. Pero pasaban los minutos y parecía demasiado raro. Seguía pasando el tiempo y ya intuía que algo pasaba, que algo malo estaba sucediendo y empecé a llamar a familiares, amigos y Guardia Civil. Entre todos me tenían que ayudar a encontrar a mi marido. Ėl me necesitaba más que nunca.

Pasaron 20 terribles y angustiosa horas y por fin una sirena sonó, un coche de la Guardia Civil iba en dirección a algún sitio. Le seguimos bajo una intuición y allí estaba, tumbado sobre la tierra mojada a los pies de esa torre eléctrica que el decidió que sería su ayuda para que desaparecieran sus problemas, problemas que el alimento sin una segunda opinión.

Ahí terminó su vida, parte de la de mis hijos y la mía. Me sentí durante muchísimo tiempo perdida, mis hijos se habían quedado sin su papi, ese papi que les consolaba cuando se caían, se ponían enfermos y les hacía reír con sus bromas, ya no tendrían más sus abrazos, sus besos de buenas noches y su hija pequeña, que por entonces tenia tres años, ni lo recordaría.

Hemos salido adelante sin él, si, pero también hemos vivido en una mentira durante años. Mis hijos eran demasiado pequeños para saber y llegar a entender la muerte de su padre. Decidí crear un guion y todo el mundo tendría que seguirlo hasta que yo diera permiso para cambiar el argumento.

He pasado por momentos de enfado, odio hacia él, por dejarme sola, por no dar la oportunidad a sus hijos de crecer a su lado, por no haberme hecho partícipe de su tormento. Pero ese odio nunca fue tan fuerte cómo para olvidar todo el amor que he sentido por él.

Hoy por hoy entiendo su sufrimiento, su desesperación y su valor para tomar una decisión así. Es evidente que no la comparto y cuando yo caí (porque a los años yo también caí en picado), me dio tanto miedo de los pensamientos que se me venían a la cabeza, que no tarde en pedir ayuda, una ayuda que me hizo salir de casa después de muchas semanas, una ayuda que me hizo tener hambre, una ayuda que me hizo tener otra vez equilibrio mental y poder vivir cerca de mis hijos.

La depresión es una de las peores enfermedades mentales que hay, pero por favor, si te encuentras en este estado y no ves salida, que sepas que la hay, que hay mucha gente cercana a ti y profesionales que te pueden ayudar. Quizás no en una semana o en dos, pero cuando te despiertes una mañana, notarás al abrir los ojos que esos miedos han desaparecido y sin darte cuenta tu vida volverá a tener sentido”.

Un enorme beso a todos.

Anuncios

4 comentarios sobre “NOS VOLVEREMOS A ENCONTRAR EN MI PARAISO 2

  1. Puff me as dejado sin palabras la.vrdad… no se me va a olvidar jamas.. pues soy una de las persinas q no imaginaba q tio salva, pudiera estar asi… valiente, y sobre todo luchadora ante todo… enorabuena eva!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s