EL DIA QUE DIJE BASTA

Recuerdo aquel día en el que sin saber cómo saqué fuerzas para terminar con todo y
emprender un nuevo camino.

Era un día más en el que los insultos y humillaciones estaban presentes, un día más de agresiones y presiones que terminaban por hacerme perder el conocimiento y el sentido de la vida. Pero cuando abrí los ojos vi mi vida pasar por delante como si de una película se tratara de la cual era una simple espectadora esperando a que llegase el final. Al ver a mi hija asustada y llorando frente a mí por fín me decidí.

Recuerdo que pensé en lo que podría perder si lo intentaba, ¿la vida?, pero si ya estaba
muerta en vida así que no perdía nada. Me levanté, hice las maletas y me planté delante de él sacando de dentro de mí un valor que nunca creí tener.

Me voy y te dejo, le dije, te dejo porque me he dado cuenta que si sigo contigo terminaré perdiendo la vida, así que me quedo para morir o me voy para poder seguir viviendo, y he decidido continuar viva.

Se quedó allí sentado, mirando como salía por la puerta con mi hija en una mano y una maleta en la otra. Subí al coche llorando, aún recuerdo que en la radio sonaba El Canto Del Loco. Atrás dejaba esa cárcel que me había tenido presa durante tanto tiempo, y sin volver la vista conduje hasta un sitio seguro donde poder estar con mi hija.

Tenía un miedo horrible de enfrentarme al mundo sola, con una niña de 5 años que estaba enferma y sin ni siquiera saber que es lo que haría a partir de ese instante, pero más miedo me daba la idea de volver a aquel infierno, no había marcha atrás, me había decidido por fin y sabía que no tendría otra oportunidad para hacerlo.

Deciros que por supuesto él no salió detrás de mí, porque estaba tan convencido de que no era nada sin él que volvería arrastrándome tarde o temprano. Cuando comprobó que no era así, la cosa se puso mucho peor y se volvió mucho más agresivo, pero no me rendí.

Con lágrimas en los ojos puedo decir bien alto que me siento orgullosa de haber cruzado esa puerta y haber resistido al miedo.

Hoy grito al mundo que aunque sea difícil se puede salir de todo aquello, que será duro, muy muy duro pero se sale.

Sé que tienes miedo, sé que el pánico te paraliza, pero también sé que no estás sola y que tú puedes hacerlo.

Mucho ánimo, no te rindas nunca y lucha por ti, porque tu vales mucho y detrás de esa puerta hay un maravilloso mundo esperando a que salgas. Camina hacia él sin mirar atrás, coge impulso y corre, porque en el otro lado es donde empieza un nuevo rumbo hacia la libertad, tú libertad.

Un beso y un abrazo enormes.

Anuncios

6 comentarios sobre “EL DIA QUE DIJE BASTA

  1. Es increible como no nos damos cuenta que debimos haber dicho BASTA desde hace tiempo. Que lastima haber perdido el tiempo con personas que no nos valoran pudiendo haberlo aprovechado siendo felices con nuestra familia, amigos y mas que nada con nosotras mismas. Salud por no estar mas en esa carcel. Que Dios nos bendiga y permita continuar en nuestro camino hacia la Felicidad y que algun dia nuestras cicatrices sanen.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s