TIERRA MADRE

Spread the love

Madre, nuestro egoísmo te destruía de tal manera que necesitabas un respiro.
Nosotros los humanos, tus hijos, los encargados de cuidarte y regarte cada día con amor y gratitud, no hacíamos otra cosa más que devastarte con nuestra inhumanidad.

Madre, te has desvanecido. Y tu suspiro de dolor se ha escuchado tan alto que hasta las estrellas se han estremecido.

Madre, llevas muchos años llorando, gritando. Nosotros proscribimos tus lágrimas que caían del cielo para permitirnos jugar como niños que se creen mayores, a ser soldaditos luchando en guerras constantes, a construir casitas de muñecas derrochando tus escasos recursos. Hemos apostado a ganar sobre tu destrucción masiva y todo lo maravilloso que hay en ti.

Madre, ahora estas tan cansada y enferma que no hay vuelta atrás. Has desatado tu furia obligándonos a recogernos en nuestros frágiles refugios de juguete porque los poderosos han perdido el control sobre ti.

Meses, varios meses llevamos castigados porque las personas somos el mayor virus que existe. Porque desde que estamos enclaustrados has recuperando todo tu esplendor, los animales asoman de sus escondites, el bosque recupera su color y el cielo…vuelve a ser un cielo inmenso y azul.

Madre, recupérate pronto. Ojalá. esto sirva para darnos una buena lección.
Ojalá que el ser humano se torne más humano, más humanitario. Que comprenda que el verdadero amor consiste en ayudarnos los unos a los otros. Que el verdadero tesoro vive en tus ríos y mares, en tus inmensos recursos, y la verdadera felicidad, en el viento que nos impulsa a respirar cada día. Ojalá nos acaricie la piel tu cálida y limpia luz…

Madre, hoy te escribo desde mi pequeña jaula, con la esperanza de que muy pronto revoloteare entre tus exuberantes hojas. Permítenos cuidar de ti como lo que eres:

Nuestra gran y maravillosa

Madre Tierra.

2 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *