UN ANGEL EN LA OSCURIDAD

Spread the love

Está oscuro, miro a mi alrededor en busca de alguna luz que me guíe pero no la encuentro.

Estoy perdida, camino con las manos extendidas hacia adelante intentando encontrar el camino. Grito, pero nadie me escucha, estoy sola.

De repente oigo susurros. Son los problemas y preocupaciones burlándose de mi. Me acechan como los lobos a su presa. Me asustan de tal manera que no me dejan pensar, siento que me va a estallar la cabeza.

Me tapo los oídos, no quiero escucharlos. Quiero que se vayan, que desaparezcan, pero sus voces cada vez son más fuertes.

¡BASTA!, ¡basta ya! grito, pero mi voz se pierde en el vacío.
Estoy cansada y derrotada. Quiero salir de este tormento y huir lejos. Me siento incapaz de enfrentarme a ellos. Estoy tan bloqueada que no encuentro soluciones.

Se regodean a mi costa. Rozan mi piel para asustarme cada vez más y lo están consiguiendo.

Pero pon fin a lo lejos se empieza a vislumbrar una pequeña luz. Es diminuta pero crece por momentos. Un Ángel de esperanza aparece en medio de la oscuridad. Me mira sonriente y me transmite paz, mucha paz. Todo a mi alrededor comienza a iluminarse poco a poco con la luz que emana de él, y a lo lejos veo a los problemas y a las preocupaciones mirándome atónitos. No entienden que ocurre. Mi cuerpo se relaja y el poder que ejercen sobre mi disminuye. El miedo desaparece, estoy dispuesta y con las fuerzas necesarias para enfrentarme a ellos.

Aunque todo sigue igual, ahora todo parece distinto. Es inevitable que a veces me sienta así, perdida. Pero estoy segura que siempre podré levantarme, sólo debo coger fuerzas, respirar profundamente e intentar buscar salidas, porque siempre las habrá. Solo necesito recomponerme. El cuerpo y la mente a veces llegan a su límite y no te permiten pensar con claridad.

Siempre tendré al Ángel de mi Yo interior velando por mi, para guiarme y mostrarme el camino.

Todos pensamos en algún momento que no podemos más y nos da miedo continuar. Vivimos demasiado deprisa, y sólo cuando llegamos a este punto nos damos cuenta. Pero no nos rindamos jamás, porque un alto en el camino a veces es necesario, asi que párate el tiempo que necesites, llénate de energía y retómate con determinación y confianza en ti mismo.

Un enorme beso a todos.

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *