Gracias mamá

Spread the love

Dicen que hoy es un día especial porque esta señalado en el calendario como el Día de la Madre, pero para mí cada día que pasa y estas a mi lado es suficiente.

Recuerdo, cuando era una niña y me decías constantemente que sólo cuando fuese madre llegaría a entender muchas de las cosas, broncas y castigos que por aquel entonces no comprendía, y que ahora que soy madre entiendo perfectamente. Siento haberte hecho pasar malos momentos por mi rebeldía, siento no haber estado más a tu lado cuando debí hacerlo y siento muchísimo más haberte hecho llorar en más de una ocasión.

Gracias mamá, gracias por todo tu amor y cariño, gracias por haberme dado el regalo más maravilloso del mundo, la vida y sobre todo gracias por ser una gran madre.

Nunca olvidaré el día en el que estaba con mis amigas y de repente me empecé a encontrar mal. Necesitaba llamarte, hablar contigo y escuchar tu voz. Sin pensarlo busqué un teléfono rápidamente y cuando lo encontré descolgué y marqué el número de casa. Después de varios tonos por fin, escuché tu voz y para mi fue como si se me hubiese abierto el cielo. Me dio vergüenza decirte que sólo te llamaba para escucharte y hablar contigo, asi que me inventé que tenía una herida, que estaba infectada y que necesitaba tu ayuda. Tu me diste tus consejos para curarla y hablamos durante un rato más. No te puedes hacer una idea de lo feliz que me sentí cuando colgué el teléfono. Había escuchado tu voz y eso me permitió seguir disfrutando de aquel maravilloso día junto a mis amigas. Ahí fue cuando realmente me di cuenta de lo mucho que te necesitaba.

Tu vida no ha sido un camino fácil de recorrer, pero jamás te rendiste. Y aún con el alma y el corazón lleno de cicatrices aquí estás, luchando cada día por seguir en pie, por nosotras, tus hijas y tus nietas, porque sabes que te necesitamos a nuestro lado.

Eres la mujer más bonita del mundo, y el mundo no se puede permitir perderte, porque sin ti en él, no brillaría igual, sin tí, yo no sonreiría igual.

Sigue luchando y no te rindas nunca, porque sé que tu puedes con esta batalla y con todas las que se te vengan encima, guerrera mía.

Mamá, madre, te amo con locura. No olvides nunca que siempre me tendrás a tu lado al igual que yo te tuve a ti cuando te necesité. Gracias a ti me convertí en la mujer que soy ahora.

TE QUIERO.

Un enorme beso a todos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *