ELLOS TAMBIÉN PUEDEN SER VÍCTIMAS

Spread the love

Hoy quiero dedicar esta publicación a una persona cercana a mi, de la cuál no daré datos, pero creo que su historia merece ser escuchada al igual que la de todos los hombres que están pasando por la misma situación.

Por lo general, cuando oímos hablar del maltrato en la pareja, lo primero que se nos viene a la cabeza son las mujeres, porque somos más, porque somos más vulnerables y porque desgraciadamente las estadísticas demuestran que somos nosotras las que más lo sufrimos.

Cuando un hombre pida ayuda, démosle el mismo voto de confianza que a una mujer e intentemos ayudarle en todo lo posible sin juzgar.

Pero no nos olvidemos de ellos, esos hombres que son maltratados continuamente por sus parejas, porque aunque no nos acordemos de ellos, también están ahí.

Cuando un hombre es maltratado, por lo general no suelen hablar, ya que la mayoría de las veces es psicológicamente y tienen miedo de que se rían de ellos, o bien sean rechazados por la sociedad.

Cuando ese maltrato viene por parte de una mujer, el miedo a lo que puedan decir las personas que le rodean es mayor, porque por norma general pocos piensan que una mujer pueda maltratar a un hombre.

Tenemos que concienciarnos que una mujer también es capaz de manipular, maltratar e
incluso agredir. Además juegan con la ventaja de que por lo general las creerán a ellas, serán ellas las que se queden con los hijos, con la casa y les dejarán con lo mínimo posible económicamente para poder subsistir.

Parémonos a pensar por un momento, ¿Cuántos hombres habrán preferido terminar con su vida por sentirse solos, humillados, incomprendidos y sin ayuda por el simple hecho de ser hombres?. Seguramente más de los que imaginamos.

Pero lo peor de todo, es que por culpa de esas mujeres sin escrúpulos, las que realmente pasamos por ese infierno terminamos pagando las consecuencias de sus actos, por favor dejad de jugar con algo tan serio, que se lleva tantas vidas por delante y tiene a miles de víctimas sufriendo cada día.

Seamos conscientes que ellos también pueden ser víctimas de malos tratos, y necesitan ser apoyados y comprendidos como cualquier otra persona maltratada.

A todos ellos, un beso enorme.

2 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *